Sepiensa.net
El (mal) trato de la prensa escrita en Chile a niños, niñas y jóvenes.   Imprimir  E-Mail 
autor Klaudio Duarte Quapper y Catalina Littin Menz.   evaluación de los lectores:starstarstarstarstar / 1
Malo Bueno
Monday, 18 de October de 2004

Image¿Qué observamos cuando leemos un diario? ¿Qué niños, niñas y jóvenes nos muestran los medios de prensa escrita en nuestro país? ¿Cuáles son las imágenes que se construyen respecto de estos sujetos y cuáles los mecanismos utilizados para su transmisión?

Estas preguntas fueron las que principalmente nos llevaron como Organización No Gubernamental, dedicada a vincularnos en experiencias con niños, niñas y jóvenes a plantearnos la necesidad de realizar una investigación que nos aportara información para construir indicativos de respuestas y para conocer de qué manera los medios de prensa escrita (mal) tratan a nuestros niños, niñas y jóvenes.

Estudiamos a La Tercera y El Mercurio, los medios más vendidos en el país y los que pertenecen a los consorcios periodísticos que concentran más del 85% de la propiedad de la prensa escrita en el nivel nacional. Recopilamos la información del año 2001 y desde su análisis tanto cuantitativo como cualitativo surgen algunos hallazgos que nos parecen importantes comunicar y algunos desafíos para continuar indagando y para considerar en el diseño de estrategias comunicacionales, de intervención o en el diseño de política pública en este ámbito.

Desde el ámbito cuantitativo, a partir del registro de 1124 noticias, es relevante que la dimensión que más noticias agrupa es la referida al ámbito educativo, no sólo del sistema educacional, sino más bien aquella que se refiere a reforzar que niños, niñas y jóvenes están en preparación-formación y que al mundo adulto le corresponde educarles-prepararles.

En tanto, la dimensión que menos noticias tiene, y a contrapelo de la sensación social respecto del temor, es en conflicto con la justicia, que agrupó las noticias referidas a temas de delincuencia, violencia y otras en que niños, niñas y jóvenes son acusado de incumplir la ley o la norma social. Es decir, no son la mayor cantidad de noticias aunque son las que más aparecen en los titulares principales de los medios. Sin embargo es importante enfatizar que posteriormente, en el interior del medio, el desarrollo es breve y con poca profundidad.


Niños, niñas y jóvenes en preparación para el futuro

La primera imagen que nos aparece es la de niños, niñas y jóvenes en preparación para el futuro. El mecanismo más potente que desarrollan los medios de prensa es dirigir su mensaje -relacionado con temáticas de infancia y juventud- al mundo adulto, para recomendarle a este mundo adulto cómo deben desarrollar la labor de crianza. En ese sentido los temas de educación, salud, tiempo libre, aparecen permanentemente como mensajes que los medios les están enviando a través de páginas especiales que se desarrollan al interior de estos medios, pensando siempre en reforzar el rol de: "usted adulto, es responsable de la crianza de estos niños, niñas y jóvenes".

Otro mecanismo dentro de esta misma imagen es mostrar a niños, niñas y jóvenes como sujetos pasivos, personas que no tienen capacidad de decisión. De esta manera se enfatiza que lo que ellos y ellas logren en la vida, está en las manos de estos adultos a los cuales se les dirige el mensaje. A este mecanismo le hemos denominado invisibilización de niños, niñas y jóvenes, ya que éstos mayormente no aparecen mencionados y cuando se les nombra se tiende a hacerlo de modo externo, lejano, por lo tanto no son considerados, ni con sus propios discursos, opiniones, o versiones respecto de lo que se dice. Muchas veces la temática parte con cuestiones que tienen que ver con niños, niñas y jóvenes, pero finalmente el mensaje está escrito hacia el mundo adulto.

El tercer mecanismo que nos apareció en esta imagen de preparación para el futuro, es que las temáticas abordadas tienden a tener que ver con cuestiones no contingentes, es decir surgen desde intereses del medio y sus periodistas y no desde las realidades de niños, niñas y jóvenes. Vemos que se toman algunos temas que tienen que ver con la formación de estos sujetos, y se elaboran artículos, reportajes donde se reseñan alguna de estas recomendaciones que hemos señalado, por lo tanto, muchas veces los relatos que se producen sobre niños, niñas y jóvenes aparecen fuera del contexto en que ellos y ellas están viviendo. Más bien lo que hace el medio es reforzar la tesis con la cual comenzó el artículo del cual se esté hablando, más allá de la realidad concreta o no que estos niños, niñas y jóvenes estén viviendo.

Niños, niñas y jóvenes como problema social

La segunda imagen que nos presentan los medios es la de niños, niñas y jóvenes como un problema social, y aquí hay tres mecanismos que son bastante usados. Uno es tratarlos como peligro social, o como seres peligrosos para la sociedad. En este ámbito resulta muy sintomático que cuando ellos o ellas se ven envueltos en situaciones consideradas delictuales, o violentas, o que atentan contra la propiedad o contra las personas, el tratamiento noticioso es remarcando de manera singular este carácter de una persona que viola la ley, que transgrede la norma vigente. Sin embargo, encontramos que cuando se está hablando del mundo adulto el tratamiento es muy distinto, pero pareciera que cuando el sujeto tiene menos de dieciocho años y más aún, si es de sector empobrecido, requiere un enfoque que refuerza la noción de un problema social.

El otro mecanismo en esta imagen, es que se desplaza al sujeto, se parte hablando de niños, niñas y jóvenes, y el resto del artículo pasa a hablar sobre la tesis que éste quiere sostener. Otra forma de funcionamiento de este mecanismo o desplazamiento es que se parte hablando de niños, niñas y jóvenes, pero finalmente se terminan hablando de las instituciones sociales que debieran hacerse cargo de algún aspecto de la vida de estos sujetos, pero el sujeto niño, niña ó joven desde el cual comenzó el artículo quedó invisibilizado.

El otro mecanismo es la fuerte tendencia a presentar niños, niñas y jóvenes de sectores empobrecidos como problema social, es decir producir una imagen estereotipada de corte negativo. Hicimos la comparación del lenguaje que se utiliza en dos noticias que relatan situaciones socialmente consideradas delito. Una relataba la situación de un grupo de muchachas detenidas en Punta Arenas porque supuestamente habían robado un local comercial, cuestión que no queda clara en el artículo. A ellas se les trata de: delincuentes, bandas de mujeres, menores; de hecho en los últimos tres párrafos para presentar sus antecedentes no usan en el subtítulo antecedentes, dice: prontuario. Siendo que no se les ha demostrado, ni se les ha comprobado ninguna responsabilidad en lo que se les está planteando, nada más que el testimonio de la dueña de la tienda que dice que siempre pasaban por ahí, entonces lo más seguro según ella es que sea este grupo el que le robó.

En la otra noticia se relata la muerte en Cachagua de un joven a manos de otro muchacho que lo habría empujado a la salida de una disco. El sujeto involucrado es un muchacho de sector alto, que estudia en una universidad privada y en ningún momento del artículo se usa el termino “menor”, o el término “delincuente”. Se está hablando del muchacho que empujó, ósea del que está acusado de la agresión, y el eje del artículo es presentar que la familia del muchacho que muere ya perdonó a este supuesto agresor. Para eso se presenta el testimonio del decano de su universidad, que dice que es un buen muchacho, que participa en el centro de alumnos de la universidad, que organiza trabajos voluntarios, etc. Es decir, hay un tratamiento periodístico que no tiene nada que ver con el tratamiento a otro tipo de situaciones que podríamos considerar semejantes, esto nos lleva a preguntar ¿cuáles son los criterios que utilizan los medios para decidir el enfoque o la perspectiva que le dan al tratamiento de una noticia sobre niños, niñas y jóvenes?.

Niñas, niños y jóvenes como pretexto de lo institucional

La otra imagen, refiere a algo que ya hemos venido adelantando: niños, niñas y jóvenes, aparecen como un pretexto de lo institucional, ósea como una justificación para poner de relieve ciertos temas que tienen que ver con críticas o con análisis del funcionamiento de algunas instituciones. Por ejemplo, la muerte de un lactante en una sala cuna porque le pegaron una cinta adhesiva sobre la boca que decía: “soy llorón”. La situación del niño y de su familia no aparece mayormente desarrollada, lo que más le interesa a los textos que encontramos sobre esta noticia es mostrar, la incapacidad de fiscalización de la JUNJI y del Ministerio de Educación, y que existe una gama de jardines infantiles y salas cuna que funcionan sin tener los permisos y las condiciones necesarias para ello. En ese sentido vemos que las situaciones de vulneración de derechos de este niño es utilizada como un pretexto para sostener una crítica a lo institucional. No es que no nos parezca la crítica a lo institucional, lo que nos llama la atención y lo que nos hace sospechar es por qué tenemos que partir de una situación tan dramática como esa, que un niño de meses muera en una sala cuna, olvidándonos luego de él, de ese sujeto que está ahí presente, para quedarnos en la reflexión sobre lo institucional.

Un mecanismo en esta imagen es el uso de fotografías que buscan generar sensibilidad, dramatismo en la opinión pública. Se trata de fotografías que muestran a niños, niñas y jóvenes en situaciones dramáticas, pero que muchas veces no tienen nada que ver con el tema que se está tratando, de hecho, no se les menciona. Un caso muy significativo en este ámbito es cuando aparecen todas las noticias que tienen que ver con las enfermedades respiratorias en cierto tiempo del año en Chile, en que las discusiones respecto de si se cuenta o no con los recursos y la habilitación para atender a estos niños, niñas, jóvenes y a la población queda presentada con mayor fuerza a través de fotografías en que aparecen estos niños y niñas con máscaras, etc. Pero, nunca se habla expresamente de ellos y ellas en particular.

El tercer mecanismo en esta imagen, es que niños, niñas y jóvenes no aparecen como fuentes válidas en la construcción informativa, ósea no se les pregunta, comúnmente son sólo adultos los que hablan de estos niños, niñas y jóvenes. ¿Que tipo de adultos?, personas socialmente consideradas autoridades, académicos, sociólogos, sicólogos y especialistas –así denominados- en los temas que se están abordando, quienes hablan muchas veces desde fuera de este mundo infantil o juvenil. También se citan como fuentes confiables muchos estudios. En este caso nos llamó la atención que la mayor parte de los estudios citados, son estudios extranjeros, por ejemplo en una escuela, en una localidad en Minessota en Estados Unidos, lo que no tiene que ver necesariamente con la realidad particular que viven los niños, niñas y jóvenes en Chile, y muchas veces tampoco tiene mucho que ver con el grupo del cual está hablando el reportaje.

Niños, niñas y jóvenes como actores... consumidores y ciudadanos

La última imagen que nosotros sistematizamos a partir de la información, es que hay una mirada en estos medios de prensa que se pretende positiva hacia niños, niñas y jóvenes: cuando les considera actores con capacidad de consumo, y que ejercen ciudadanía, pero ciudadanía que el mundo adulto considera válida y legítima. Por ejemplo, una noticia nos muestra a una niña de nueve años que con un grupo de amigos y amigas en un condominio de la ciudad de Concepción, protestaron porque el administrador del condominio no los dejaba jugar, les dijo que ahí no había patio así que entonces no podían jugar, ellos hicieron una protesta. La mitad del artículo hace este relato y presenta a su madre, sólo aparece la voz de la madre, diciendo que ella habló con su hija y le dijo que protestaran, pero que lo hicieran de buena manera; la segunda parte del artículo presenta un caso similar en la comuna de Providencia, no aparecen nunca los niños, niñas y jóvenes que se vieron envueltos en la situación, sólo una Asociación de Padres que se habría creado y que hizo una negociación directa con el municipio logrando resolver el problema. Moraleja: el mundo adulto resuelve los problemas de niños, niñas y jóvenes, el mundo adulto sabe como se resuelven estos problemas. Niños, niñas y jóvenes hacen chiquilladas, cosas simpáticas...

El otro mecanismo que encontramos es que cuando se informa de posibilidades de consumo, el mensaje dirigido a niños, niñas y jóvenes y a sus padres, tendiendo a hacernos caer en la trampa de que el derecho a satisfacer necesidades está mediado por la capacidad de consumir. Es decir, usted tiene derecho a satisfacer sus necesidades de: tiempo libre, de recreación, de vestuario, sólo si tiene capacidad de consumo, por lo tanto, el mensaje va dejando fuera a una gran cantidad de niños, niñas y jóvenes que no tienen capacidad de consumo. Por otro lado, noticias con titulares así: "como gastan el dinero los adolescentes", presentan esta tendencia que existiría hoy en el sistema bancario de ofrecerles a las familias, de clase media y clase alta, y a sus niños, niñas y jóvenes la posibilidad de hacerse clientes del banco a partir de nuevos programas que hay: "su papá le deposita dinero, él tiene una tarjeta plástica con la cual puede hacer funcionar dinero", entonces nos están planteando la noción de que niños, niñas y jóvenes podrían irse adultizando en tanto acceden al consumo de esta manera, entonces son actores cuando consumen.

También son actores cuando participan políticamente en el marco de lo que esta establecido por el mundo adulto. Respecto de la movilización estudiantil de abril del dos mil uno un artículo en el diario El Mercurio presenta la participación política de las y los jóvenes desvalorizando todo aquello, que estos jóvenes hacen, a través de decir que son conductas que no llevan a ninguna parte, que no saben lo que quieren, que no saben si son de izquierda o derecha, que no tienen ningún tipo de organización definida, que están peleados los unos con los otros, etc.

Para rematar, el artículo similar recurso al anterior, presenta la opinión de los padres, que a través de una Asociación de Padres habrían negociado directamente con el subsecretario de educación y habrían conseguido la solución del tema de los pases escolares. De esta forma se invisibiliza cualquier aporte que estos niños, niñas y jóvenes pudieran haber hecho y se refuerza la idea de que nuevamente es el mundo adulto el que termina resolviendo los problemas de estos jóvenes.

Quien tome el análisis que nosotros hemos hecho podría ubicar las imágenes en otros mecanismos y construir nuevos. Este es un análisis dinámico, en ese sentido no pretendemos establecer ninguna ley de funcionamiento de los medios de prensa, al contrario, nos parece más bien que mucho de los mecanismos que mencionamos se podrían ubicar en otras de las imágenes. Pero este es un ejercicio de sistematización conceptual y para poder mirar esas imágenes lo que hicimos fue pararnos desde la perspectiva del enfoque de derechos, ese es el enfoque con el cual nuestra institución ACHNU-PRODENI trabaja, y desde ahí que nosotros interrogamos a los medios de prensa: ¿en que medida ustedes, con estas imágenes que construyen, favorecen el ejercicio de derechos o vulneran derechos de niños, niñas y jóvenes?. La respuesta fue que existe una mayor tendencia al maltrato de niños, niñas y jóvenes por parte de los medios, más que una contribución a su crecimiento y maduración.

Respecto de los desafíos que surgen desde estos hallazgos, mencionamos al menos tres de orden concreto: la primera reflexión se relaciona con el efecto – incidencia que la noticia tendrá en niños, niñas y jóvenes cuando la conozcan. Es decir, evaluar el impacto que ella tiene en la autoestima y en las imágenes felices que puedan tener de sí mismos si se sienten maltratados por los medios. Sobre todo si asumimos lo señalado que las imágenes construida tienden a ser la mayor de las veces discriminadoras.

Una segunda reflexión que planteamos es la interrogante que debe surgir al momento de construcción de la noticia, respecto de si se está considerando a la niña, niño o joven como persona o como objeto de la misma. En este contexto respetar su derecho a expresión y opinión, nos parece que es fundamental. Si los profesionales de los medios comienzan a considerarles como fuentes válidas y necesarias en sus construcciones periodísticas, estarán innovando y enriqueciendo la información y, por lo tanto, estarán entregando al destinatario de la información una posibilidad de formarse un juicio mejor informado.

Otro aspecto que nos parece relevante es nombrarles con sinónimos válidos cuando se refieren a ellas y ellos. Uno de los conceptos más explotados por los medios para nombrarles es: menor o menores. Al buscar en el diccionario que significa menor, al menos encontramos seis definiciones distintas que se relacionan con diferencia de tamaños, con diferencias de cantidades, con diferencias de edades. En ninguna decía: niños, niñas o joven. Por lo tanto a nuestro juicio es una definición rígida, poco precisa y que no hacen más que alejar a estos sujetos del público, porque los menores jamás van a ser nuestros hijos, ni nuestros hermanos, ni nuestros sobrinos, siempre serán los de otros y de otros bien lejanos, que no tienen nada que ver con nosotros, serán los pobres. Por eso nos parece que hay que buscar rigurosidad cuando hablamos de ellos y ellas y no justificarnos diciendo que no podemos repetir en un mismo párrafo un mismo concepto.

Discutir este artículo en los foros. (0 envíos)


Sepiensa.fundraising
Colabora con el financiamiento de la revista realizando una donación via PAYPAL (transacción segura)

Sepiensa.boletin
Inscribete para recibir información sobre articulos y actividades de Sepiensa [debate.arte.sociedad]

Nombre: E-mail:

 

menu.principal
 pagina.inicio
 pagina.inicio [v3.0]
 temas.sepiensa
 comunidad.sepiensa
 Sepiensa.blog [foros.sepiensa]
 - - - - - - -
 contactanos
 - - - - - - -

nos han leido (desde el 01 de enero 2005)
6454491 Visitantes

Sepiensa.net / Sepiensa.cl es una revista digital dedicada al analisis y debate de ideas respecto al arte y las ciencias sociales por lo que comparte con sus colaboradores su interés por facilitar la discusión aunque no necesariamente los juicios emitidos por ellos.

Si desea reproducir un artículo o comentario publicado en esta revista sirvase enviar un mail a editor@sepiensa.cl


Curatoría Forense

quien.esta.leyendo
Hay 4 invitados en línea

lo+leido
Erotismo y Deformidad.
Fotografía Pornográfica desde sus inicios a la era digital.
El Significado en la Notación Musical
Identidad y educación.
Los Profesores como Intelectuales Transformativos

Licencia Creative Commons
Creative Commons License
Todos los articulos publicados en la revista, su nombre y diseño gráfico esta licenciado bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.